Blog

Slider

News

Slider

Reflexiones sobre el nacimiento de betalimit

Pin It

Después de una evolución constante de los derechos de las personas desde el s.XIX en Europa, durante los últimos años (podríamos acotar este espacio temporal a la última década) y tras una gran crisis económica, nos encontramos en un nuevo escenario donde dicha evolución se ha estancado, y en algunos casos como es el ámbito laboral, incluso se ha retrocedido.


El cambio de rol de los agentes protagonistas de las estructuras sociales y económicas ha provocado desajustes que será difícil nos coloquen de nuevo en la posición de partida, sino que nos obligan a entender nuevos escenarios.

En primer lugar, nos encontramos en que los intermediarios del sistema financiero, los bancos, que hacían fluir y gestionaban la liquidez entre quienes tenían exceso (depósitos) y tenían necesidad (prestamos) han cambiado esta estructura que mantenía el desarrollo económico, centrándose en otro tipo de especulación financiera que ya no genera desarrollo económico.

Esto unido a la implosión del mercado laboral, en donde la reducción de derechos ha sido más evidente, y en el cual los más jóvenes y los mas mayores (Y ya hablamos de exclusión laboral por encima de los 40 años), están teniendo verdaderas dificultades para tener acceso a dicho mercado de trabajo, ha provocado la explosión del emprendimiento y la aparición de diversos actores y estructuras financieras, que sustituyen a la banca, como elementos de financiación de nuevas ideas y proyectos.

Estos nuevos actores, que tradicionalmente no actuaban directamente en el mercado, como son los ventures capital, bussiness angel o inversores privados, y estas estructuras como son los sistemas de crowdfunding o las ICO, han generado un nuevo mercado en el que existen nuevas reglas y nuevas formas de trabajar, que necesitan ser entendidas y conocidas para no generar desajustes, por qué no olvidemos, que igual que los bancos han dejado huérfanos a muchos proyectos empresariales de financiación, también han generado mecanismos para no ofrecer una rentabilidad atractiva a los poseedores de recursos financieros líquidos, que han salido a la calle a buscar dicha rentabilidad.

Este nuevo paradigma esta generando un nuevo ecosistema en donde todas las partes deben volver a entenderse y conocerse, las relaciones entre inversores y los emprendedores son complicadas, entre otras cosas, porque nos sitúa en un mercado de nuevas oportunidades en el que el éxito pasa por la convergencia de intereses entre ambas partes, y por la nueva necesidad entre dichas partes de encontrar intermediarios, incluso árbitros, que expliquen y hagan entender a todos las necesidades, métodos, objetivos y ordenamientos necesarios para alcanzar el éxito, partiendo de la base, que dicho éxito no significa lo mismo para todos, incluso entre las diferentes partes de una misma organización.

En segundo lugar, aparece la tecnología y la innovación. En la era de la optimización y la eficiencia, la búsqueda de soluciones que generen nuevas posibilidades para aumentar ingresos han generado una carrera vertiginosa en que los avances, las nuevas ideas y la posibilidad de generar nuevas formas de ganar dinero estan impulsando las nuevas tecnologías.

Si unimos esto, a que cada vez, en ciertas áreas de desarrollo, el acceso a muchas de estas tecnologías es relativamente sencillo, y añadiendo, que a través de la expansión de dispositivos móviles e internet, existe la falsa ilusión de que la puerta de acceso al gran mercado de consumo esta abierta para todos, podemos explicar este crecimiento exponencial de desarrollos tecnológicos y entender la vorágine de ideas que todo el mundo tiene y que de una u otra manera mantienen el motor de aplicación de dichas tecnologías a pleno rendimiento.

Pero como ocurrió con la fiebre del oro, la legislación y la madurez para reflexionar hacia donde vamos llegara después. Después de que la tecnología este generando nuevos modelos de negocio en que los trabajadores humanos estén cerca de la explotación para mantener los márgenes, después de que se vulneren algunos derechos fundamentales como es la privacidad y después de que las peores pesadillas de los escritores de ciencia ficción se hagan realidad.

La inteligencia artificial, blockchain, genética, big data… son herramientas fabulosas, pero pueden ser utilizadas de muchas maneras. Siempre el problema de las armas no fue el objeto, sino la mano que las utiliza.

Y por último, en tercer lugar, emerge un nuevo mercado en el que el cambio de referentes y modelos de negocio, además de la posibilidad de comunicarse con un click con cualquier parte del mundo (y con casi cualquiera) han creado un caldo de cultivo en el que la necesidad creada por el restrictivo mercado laboral, la ambición mal entendida de que cualquiera puede conseguir grandes sumas de dinero creándose una imagen y una marca que conquiste el mundo, basándose en muchos casos, en actitudes diferentes al trabajo, la voluntad y el sacrificio, ha permitido a muchos, quizás demasiados, postularse como gurus de todo sin saber de nada, en referentes de un sistema en el que nunca han tenido éxito y en mentores y opinadores de hechos y experiencias que nunca tuvieron. Dicho de otra forma, el mercado tiene mucho humo, esta difuso, confunde y genera un esfuerzo extra para filtrar las informaciones y a los profesionales que realmente valen la pena.

Abre los ojos, abre tu mente, mira el futuro.

La experiencia, el conocimiento de los diferentes ecosistemas empresariales y el continuo manejo del nuevo espectro tecnológico construyen la visión de un futuro que ya esta aquí.

El futuro pertenece a quien lo sepa entender, el futuro pertenece a quien se sepa posicionar ante los nuevos retos y oportunidades que va a proponer, y que, de hecho, ya esta proponiendo.

El nacimiento de Betalimit obedece a la necesidad de, por un lado, acompañar en el camino y orientar a todos aquellos que quieran entrar en los nuevos modelos de negocio que transformaran en referentes para el mercado. Por otro lado, detectar, no solo las oportunidades, si no también los peligros que acechan: los fallos, los errores… se hacen virales en segundos y muchas veces no hay segundas oportunidades ante una mala planificación. Y este mensaje no es solo para emprendedores y pymes, las grandes corporaciones también están inmersas en esta nueva vorágine, que te puede situar en la cima del mundo y al mismo tiempo matarte muy rápidamente.